Saltar al contenido

El método Kassing : La mejor manera de dar de lactar con biberón

El método Kassing es una técnica de amamantamiento creada por la asesora estadounidense de lactancia materna Dee Kassing. Dicho método busca reducir el impacto del cambio entre el biberón y el pezón.

Esto es logrado gracias a que dicha técnica reproduce de manera similar todas las condiciones de la lactancia materna como el esfuerzo, agarre y estimulación!!

Existen situaciones en las que, por distintos motivos tienes que utilizar un biberón para darle leche a tu bebé, ya sea como complemento o sustituto total.

Puede que tu pequeño te demande demasiada leche y tú no puedes producir la cantidad que requiera o quizás ya te encuentras a punto de reincorporarte a tu trabajo y tengas que ofrecerle de tu leche materna en biberón.

También se puede dar el caso en que tu bebé recién nacido sea prematuro y necesite leche de fórmula ya que su habilidad para succionar es muy débil.

Sea cual sea tu caso, el método Kassing ayudará masivamente en la forma en que tu bebé interactúa simultáneamente con el biberón y tu pecho.

¿Por qué utilizar el Método Kassing para amamantar con biberón?

En general, este proceso trata de no perjudicar la lactancia materna lo mayor parte posible, ya sea porque en un futuro piensas volver a amamantarlo naturalmente o deseas seguir continuando con la lactancia mixta.

Digamos que por un período de tiempo determinado no pudiste darle pecho a tu bebé y este se acostumbró al biberón. Al momento de reintegrarte  en la lactancia materna, tu pequeño tratará de succionar tu pezón de la misma manera que lo hacía con la tetina del biberón.

A esto se le conoce como el Síndrome de confusión del pezón. Dicho problema provoca que tu bebé realice tomas ineficaces, rechace el pecho o inclusive llegar a ocasionarte lesiones en el pezón. 

¿Cómo aplicar el Método Kassing?

Antes de iniciarte en esta técnica de amamantamiento con biberón, debes tener en cuenta el tipo de tetina que posee la botella. Dicha tetina tiene que ser redonda por donde se mire. Además, tendrás que evitar las tetinas anatómicas ya que no se parecen en nada al pezón materno.

Por otra parte, tiene que ser una tetina de flujo lento y de textura blanda ( las de silicona son ideales). Asimismo debe poseer una base estrecha ( para que se introduzca completamente en la boca del bebé, como el pezón) y un largo de entre unos 18mm y 20mm. Esto último se recomienda para que se estimule la unión del paladar blando y duro de tu bebé, tal como en la lactancia materna.

También es importante mencionar que el biberón que utilices sea recto, ya que los curvos ocasionan que la leche se caiga con mayor facilidad y que tu bebé realice menos esfuerzo en el proceso de succión.

Posición del bebé y biberón

Después de haber visto algunas especificaciones importantes de la tetina del biberón , pasamos a enseñarte la manera adecuada de posicionar a tu bebé de acuerdo al Método Kassing.

Para comenzar, tu bebé no debe estar en la típica posición de lactancia materna. El o ella tiene que estar sentado, con el torso lo más alineado posible en un ángulo de 90 grados.

En contraste, el biberón deberá estar colocado de manera totalmente horizontal. Al realizarlo de esta manera, tu bebé deberá hacer el mismo esfuerzo en succión tal como lo hace con tu pecho. Esto hará que tu pequeño sea el quien controle la velocidad con la que ingiere y la cantidad de leche extraída.

Cabe resaltar que antes de ofrecerle el biberón a tu bebé, tendrás que estimular su reflejo de succión. Esto se lleva a cabo tocando la punta de su nariz, mejillas y labios con la punta de la tetina de la botella.

Esperamos que el aprender este método te facilite a la hora de mantener la lactancia mixta. Si hay alguien más en casa que también se encargue de brindarle el biberón (como el papá o algún familiar), te recomendamos enseñarle sobre el método Kassing para que la forma de lactar de tu bebé no sufra muchos cambios.