Saltar al contenido

Extracción de leche materna: ¿Cómo extraer la leche y conservarla?

La extracción de leche materna es muy beneficiosa tanto como para el bebé y la mamá. Además es una buena opción por si ya no puedes darle pecho a tu bebé pero quieres que siga alimentándose con tu leche.

No todas las mamás podemos darle de lactar a nuestros hijos. Diversas  situaciones como el regreso al trabajo, la ingesta de algún medicamento, enfermedades durante la lactancia materna (mastitis) o por decisión propia nos hacen buscar diferentes alternativas para alimentar a nuestro bebé.

Uno de los casos en los que es necesario la extracción de leche materna es cuando nuestro bebé es prematuro. Los bebés prematuros son más débiles y no pueden succionar adecuadamente de nuestros pechos.  En este caso se almacena la leche en un biberón para poder ayudarlo a alimentarse.

Por otro lado, suele ocurrir que algunos bebés rechazan el biberón y en muchos de los casos es por el sabor de la leche de fórmula. Esta confusión de sabores puede hacer que el bebé no quiera tomar de su biberón, por lo que se recomienda darle leche materna en la botella para que se vaya acostumbrando a su uso.

Ya te habrás dado cuenta de que la leche materna extraída puede llegar a ser muy útil en distintas etapas de la vida de nuestro bebé. Ahora lo que sigue es aprender a cómo extraerse la leche y te lo explicaremos a continuación:

¿Cómo extraer la leche materna?

Existen todos tipos de extracción de leche materna : Manual y con extractores.

Puedes probar los diferentes métodos y elegir el que te sea más cómodo, en ambos obtendrás un buen resultado.

Extracción Manual:

Para estimular la eyección de leche tus senos manualmente, deberás realizar los siguientes pasos:

  • Primero asegúrate que tus manos se encuentren totalmente limpias y desinfectadas.
  • Coloca tu mano en forma de ‘’C’’.Tu dedo pulgar deberá estar debajo del seno y los otros dedos debajo a una distancia de 3cm de la areola.
  • Empieza a masajear tu seno desde su parte superior hasta el pezón. Realiza el mismo proceso para la parte inferior simultáneamente.
  • Después empuja suavamente tu pecho hacia el tórax como si quisieras hundirlo. Debes hacer movimientos de compresión con tus dedos, no deslizarlos.
  • Este proceso lo tendrás que alternas con ambos pechos cada 5 o 10 minutos.

Extracción con sacaleches:

Utilizar extractores de leche materna nos ayudará a conseguir una mayor cantidad de leche extraída. Su uso varía depende del tipo de extractor que vayas a utilizar.

Por ejemplo se recomienda utilizar el extractor de leche eléctrico cuando necesitas sacarte la leche más de una vez al día.

Dichas bombas funcionan automáticamente y son ajustables para tu comodidad. Además, la mayoría de extractores eléctricos poseen dos bombas para ‘’ordeñar’’ ambos senos.

Si solo te vas a extraer la leche menos de una vez al día se aconseja usar extractores de leche manuales.

Extractor de leche Dr.Brown

Estos imitan la forma de succión del bebé y te permitirán tener el control del proceso de extracción de leche materna. Además, algunas mamás aseguran que estos se sienten más cómodos y naturales.

Para extraerte la leche con un extractor manual deberás bombear o apretar las manijas o palancas para crear el movimiento de succión. Este método de extracción de leche materna también requiere de un esfuerzo mayor.

Conservación de la leche materna

Después de haber realizado la extracción de leche materna, tendrás que depositarla de inmediato en recipiente,  en este caso estamos hablando del biberón. Aunque en algunas ocasiones se suele guardar en bolsas ziploc o con cierre. 

Aprende a almacenar leche materna en biberón:

  • Se aconseja almacenar la leche en pequeñas cantidades para evitar que se desperdicie ( de 2 a 4 onzas es lo recomendado)
  • Además también tendrás que ponerla en refrigeración una vez concluida la extracción. Puede mantenerse en temperatura ambiente hasta los 25 grados no más de 4 horas.
  • La leche extraída se conserva hasta por ocho días en el refrigerador, pero se aconseja utilizarla dentro de los primeros cuatro días.
  • Si no vas a necesitar de tu leche materna extraída durante las próximas 24 horas, deberás congelarla. Eso si, no llenes al tope el biberón. La leche se suele expandir cuando es expuesta a temperaturas demasiado bajas.
  • Si quieres descongelar la leche, no utilices el microondas ya que el plástico al ser calentado libera sustancias tóxicas. Opta por colocar el biberón en un recipiente con agua tibia y espera a que eleve su temperatura.

Si te interesa aprender más de la lactancia con biberón no dudes en revisar nuestro artículo sobre cómo hacer que tu bebé se acostumbre al biberón.